Innovación educativa

Los vertiginosos avances en el conocimiento del cerebro en desarrollo se ponen al servicio de las mejoras en educación con miras a formar personas integralmente preparadas para afrontar los desafíos de este siglo, configurando la disciplina en constante expansión denominada NEUROCIENCIAS APLICADAS A LA EDUCACIÓN. La educación no puede continuar siendo reducida a lo académico. Es preciso dar cabida a la formación temprana y permanente de los ámbitos socioemocional, espiritual y de liderazgo, así como al desarrollo y enriquecimiento de todos los talentos humanos, los que se expresan tempranamente en el niño, alcanzando una fuerza transformativa poderosa en el adolescente y convirtiéndose también en un importante recurso terapéutico cuando se daña el bienestar temprano de la persona.

  • El modelo de cerebro humano en desarrollo se convierte en una plataforma pertinente para desarrollar, enriquecer y potenciar todas las inteligencias del niño.

  • El modelo de cerebro humano en desarrollo ofrece un sostén explicativo para incorporar oportunamente ámbitos como el pensamiento crítico, la apreciación estética y una concepción ética de la vida, indispensables en la formación ciudadana. 

  • El modelo de cerebro humano en desarrollo ofrece amplias perspectivas de innovación del currículo escolar en todos sus niveles: objetivos de aprendizaje; contenidos apropiados desde un enfoque inclusivo; metodologías desafiantes; nuevas estrategias de evaluación.

El modelo de cerebro humano en desarrollo facilita tanto la praxis misma como la innovación en las prácticas docentes de educadores y profesionales de apoyo a la educación.